Boletín 2004

CIB-Boletín
Octubre 2004
Número 2

Communio Internationalis Benedictinarum

Contacto: Sor Monica Lewis OSB, Abtei St. Scholastika, D - 49413 Dinklage
Teléfono: 0049 4443 5130 Fax: 0049 4443 e-mail: abtei@abteiburgdinklage.de

Editorial

Reconocimiento de la CIB por el Congreso de Abades

Reunion de la conferencia de la CIB 2 0 0 4

Espritu Benedictino en los grandes encuentros

Noticias

Documentacion
- Lex Propria Nrs 7,8 y 9

Informe de la Moderadora al Congreso de Abades

Extractos del documento de trabajo de la UISG/USG

Lista de los miembros actuales de la Conferencia de la CIB

 

Editorial

Muchos celebraron el boletín de noticias que salió después de la reunión de la Conferencia de la CIB en Sydney en 2003 para informar a las regiones. Se tradujo a varios idiomas y se encuentra en la página web de la CIB (www.benedictines-cib.com). Este año, en la reunión de la Conferencia que tuvo lugar en Asís del 16 al 20 de septiembre, se manifestó el deseo de elaborar de nuevo un boletín de noticias que informara sobre la reunión pasada. Por primera vez, las organizadoras de la reunión habían previsto y dado mucha importancia a la realización de un encuentro con los monasterios de la región, como una manera de formar la red. Después de una reunión muy fructífera se invitó a los miembros de la Conferencia de la CIB a participar en el Congreso de Abades en Roma. Un punto de la agenda fue el voto de los abades sobre una actualización de la Lex Propria, para incluir la relación entre la Confederación y la CIB. El resultado positivo de la votación corona el trabajo de la Conferencia de la CIB hecho hasta ahora, y fue celebrado con gran alegría tanto por los Benedictinos como por las Benedictinas allí presentes.

Reconocimiento de la CIB por el Congreso de Abades

El sábado 25 de septiembre fue el gran día para la CIB en el Congreso de Abades. Después de varios años de duro trabajo, nuestro consejero canónico, el abad presidente Richard Yeo, ayudado por la Abadesa Joanna Jamieson de Stanbrook, habían elaborado un texto que él podría sugerir al Congreso de Abades a fin de introducir algunos cambios en la Lex Propria de la Confederación Benedictina de 1985. En aquella época, no existía la CIB. Ni tan sólo existía la Comisión de Benedictinas cerca del Abad Primado. Había un capítulo corto en la Lex Propria de 1985 sobre la "Comisión para las Monjas" y la "Comisión para las Hermanas" de aquella época, pero el desarrollo de la CIB en los últimos 20 años demostró que ya no servía en absoluto para el tiempo actual. El cambio principal sugerido por el abad Richard fue que este capítulo fuese sustituido por uno nuevo que se titularía: "Colaboración entre las Benedictinas." (El texto latino completo de los números 7,8 y 9 se encuentra abajo)

El abad Richard expuso de manera muy provechosa y clara este texto sugerido, y los abades podían hacer preguntas. Pero, según buena tradición benedictina, no se votó inmediatamente. Cada uno tenía la oportunidad de reflexionar durante el domingo lo que significaría para la Confederatio Benedictina tener este capítulo sobre la CIB en su Lex Propria. "La Confederación proporcionará un paraguas bajo el cual la CIB pueda existir a los ojos de la Iglesia" había dicho el abad Richard en su exposición. Eso debió haber convencido a casi cada uno. En la mañana del Lunes se votó, y la mayoría abrumadora de los abades aceptó el cambio.

M. Maire comentó con palabras de profundo agradecimiento al Congreso de Abades, en nombre de la CIB, que la imagen del paraguas, aunque no sea especialmente bíblica, probablemente concuerde con San Benito y Santa Escolástica. Precisó que un paraguas es útil cuando está lloviendo o como parasol cuando el sol calienta demasiado. Pero ella, más aún, está esperando el buen tiempo, cuando no necesitaremos paraguas, sino que podremos caminar lado a lado ante el Señor en nuestra vida y misión monástica

grauhome09


REUNIÓN DE LA CONFERENCIA DE LA C I B  2 0 0 4

ASÍS, 16 al 20 de septiembre

Palabras de bienvenida de M. Giacinta Soverino OSB

En nombre de la Comunidad benedictina de S. José de Asís, pero también en nombre de todos los monasterios benedictinos de Monjas y de Hermanas en Italia, y como su representante, os doy a todas la bienvenida entre nosotras. Aunque vivimos en continentes diferentes, tenemos todas la misma Regla, el mismo fundador. Por tanto vemos que no estamos separadas, sino realmente unidas.

Sería ciertamente más ' benedictino ' si en vez de estar aquí estuviésemos en Norcia donde nació San Benito, o en Subiaco donde vivió como ermitaño y también como cenobita o en los primeros años de su vida monástica, o todavía mejor en Montecassino, donde nuestro fundador articuló su madurez monástica al escribir la Regla. Pero hoy en día pienso que conviene mucho encontrarnos en Asís, la ciudad del diálogo, dónde nos reunimos porque queremos dialogar, conocernos y colaborar juntas. Asís se hace valer como una llamada a la unidad para los que en todo el mundo creen en Cristo y para los fieles de las otras religiones. ¿Por qué no iba a ser, pues, también el centro de comunión para las que viven según la Regla benedictina, siempre en el nombre de Cristo?

Permitidme expresaros a todas mis sinceros deseos de que estos días puedan contribuir al crecimiento de la Comunión benedictina y de la fraternidad entre nosotras. Gracias por haber venido, gracias por estar aquí.

Diálogo con las Benedictinas italianas 2004

Que el encuentro anual de la Conferencia, que normalmente tiene lugar un día antes del Congreso de Abades, sea este año en Asís y no en S. Anselmo, es una idea que nació en el encuentro del año pasado, en Australia, al discutir cómo fomentar el diálogo con los monasterios en cada región.

Mientras la Conferencia de la CIB celebraba su reunión, en Australia, la Unión de Superioras benedictinas de Australia y Nueva Zelanda tenía la suya y pudimos pasar mucho tiempo juntas en la liturgia, durante las comidas y durante las salidas que hicimos juntas. Así fue posible comunicarnos de manera informal y saber unas de otras. Asimismo, algunas hermanas del Buen Samaritano trabajaban en la secretaría o en la comisión litúrgica y compartían así nuestros días de trabajo. El compartir la liturgia, las comidas y las excursiones contribuía a que en el grupo tan mezclado de delegadas de la CIB y de australianas se acerquen unas a otras, para conocernos y para ver nuestras diferencias y lo que nos es común. Poder hablar la misma lengua (solamente muy pocas de las Delegadas de la CIB no hablaban el inglés) hacía todo más fácil. Pero ya la experiencia de esa mezcla entre unas y otras era importante y nos indicaba la manera de seguir adelante.

No era pues de extrañar que M. Giacinta destacase el aspecto del diálogo durante este encuentro. El Catalogus 2000 menciona 150 monasterios en Italia. Es incomparablemente más que la decena de monasterios en Australia y Nueva Zelanda. Para Italia, eso quiere decir, por lo tanto, que deberán edificarse más puentes, tanto debido al gran número de monasterios de Benedictinas como debido a las dificultades lingüísticas. Sin embargo, el proceso se ha iniciado: un grupo de 30 abadesas y hermanas vino durante 24 horas, del 17 al 18 de septiembre. Lo más importante de esta reunión era preparar el terreno para el diálogo. Después de una breve presentación de cada una, las participantes debían mezclarse: angloparlantes con italoparlantes. Gracias al gran número de hermanas filipinas presentes en Asís y en la localidad vecina de Bastia, y gracias a unas hermanas italianas de otras comunidades que ofrecían sus servicios como traductoras, fue posible formar 15 pequeños grupos de 4 ó 5 hermanas, siendo una de ellas la traductora. Allí, las hermanas italianas y los miembros de la CIB se encontraron y pudieron intercambiar su experiencia monástica. Hermanas hispanoparlantes, procedentes de Méjico y El Salvador, miembros de comunidades italianas, estaban contentas de poder hablar con las delegadas de la CIB que venían de Argentina, Méjico y España. A su vez, servían de intérpretes para las hermanas italianas. El tema de los intercambios se había preparado cuidadosamente de antemano. La conferencia dada, en Australia, por Hna. Margaret Malone sobre la reconciliación en la RB se había enviado a cada una, y varias de las participantes italianas habían tenido la ocasión de reflexionar sobre este documento con sus comunidades y habían anotado sus reflexiones. Esto contribuía a hacer nuestros intercambios más personales, más directos. A pesar de la dificultad de componer grupos equilibrados cuando se ignoran las capacidades de las personas que están a disposición, el largo tiempo dedicado al trabajo en grupos, en la mañana del 18 de septiembre, llegó a ser un éxito. A pesar del gran trabajo que fueron la traducción necesaria y el intento de escuchar y entender a las demás, se superó la barrera de lenguas y las hermanas pudieron reconocer los dones de cada grupo. Nos queda aún un largo camino por recorrer, pero la inseguridad del principio desapareció y dio paso al deseo de encontrarse. En la celebración final se sintió la alegría por el logrado intercambio.

El diálogo no es una cuestión solamente de intercambio verbal; el lugar del encuentro desempeña también un papel. La atmósfera acogedora del monasterio S. Guiseppe, la alegría de M. Giacinta de acogernos en Asís, el trabajo preparatorio de Sor Mariangela y otras hermanas de la Comunidad, la liturgia compartida y la tarde con las jóvenes hermanas filipinas que nos encantaron con sus danzas, todo eso contribuyó a una comunicación relajada, donde la comunicación sin palabras era al menos tan importante como la comunicación verbal. La oración de San Francisco: "Laudato si, o mi Signore ","Alabado seas tu, Señor mío" que cantamos juntas, nos permitió rezar con palabras que todas entendían.

grauhome09

L A S    B E N E D I C T I N A S   E N   I T A L I A

Según la edición 2000 del Catálogo de los monasterios de Benedictinas, hay en Italia cinco federaciones de Monjas: la Federación Centro-Meridionalis con 10 monasterios; la Federación Piceni-Marchae Inferioris con 13 monasterios; la Federación Italiae Septentrionalis con 10 monasterios; la Federación Tusciae con 7 monasterios y la Federación Umbrae-Marchiae con 9 monasterios. Desde el año 2000, algunos de estos monasterios debieron cerrarse, otros se encuentran en la misma situación que numerosas casas en Europa con pocas vocaciones y comunidades envejecidas. Pero hay también una serie de monasterios florecientes. Estas cinco federaciones están en contacto las unas con las otras y sus Superioras se encuentran anualmente. Además de estas federaciones, hay cien direcciones de otros monasterios de Benedictinas, Hermanas y Monjas, en Italia. Algunas forman parte de Congregaciones internacionales como p.ej. la de las Benedictinas de la Adoración Perpetua o las de la Congregación de Camaldoli. Otros forman Congregaciones más o menos importantes de Hermanas benedictinas. Cada uno tiene su historia y sus estructuras propias y mantiene más o menos relaciones con otras Benedictinas. Sin embargo, no existe aún ninguna red de intercambios entre estas casas.

Las que estaban presentes en nuestra reunión nos hablaban de corrientes de renacimiento después del Vaticano II y de la apertura a los estudios monásticos y teológicos para las hermanas jóvenes que estaban en formación. Hablaban también de lo bien que se cuida en muchas comunidades la liturgia, cantada alternativamente en italiano y en latín. En algunas comunidades se suele acompañar la salmodia con la cítara. Con todo, por la ausencia de una red que conecte a todas las Benedictinas de Italia, resulta difícil tener una vista global de la vida monástica en Italia en todo su ámbito.

La reunión de Asís -

un encuentro entre San Francisco y San Benito

Para muchas de la Conferencia de la CIB éste era un primer encuentro con la hermosa ciudad amurallada de Asís, la ciudad de San Francisco, con sus calles medievales, casas e iglesias, restauradas después del terrible terremoto de 1997. Las Benedictinas de Asís del siglo XIII tenían amistad con San Francisco y Santa Clara, y pusieron para el primer convento de Clarisas en S. Damiano los edificios necesarios a su disposición. El monasterio benedictino de San José, donde este año tuvo lugar nuestra reunión, fue fundado en 1226, año de la muerte de San Francisco. Está casi al lado del palacio episcopal, donde San Francisco, deseando abandonar toda posesión de este mundo, se quitó su ropa para devolverla a su padre. Muy cerca de allí se encuentra la basílica de Santa Clara, construída poco después de la muerte de la santa y donde la comunidad de San Damiano se instaló en 1260. La actual comunidad, floreciente, de Clarisas nos invitó a participar en sus Vísperas solemnes el 17 de septiembre. Para nosotras era la fiesta de santa Hildegarda, para ellas, la de los estigmas de San Francisco. Rezando en silencio ante la cruz de San Francisco – originalmente en San Damiano - encomendamos a Dios los deseos y las necesidades de todas las Benedictinas. Fue ante esta cruz que nuestro Señor habló con Francisco y le dijo : "Anda, Francisco, repara mi casa; como ves, se está arruinando." El domingo por la mañana Sor Maria Kolkìokotsa ofm, amiga franciscana de nuestras anfitrionas y traductora, nos llevó al lugar del nacimiento de San Francisco y a la Basílica, construida en 1230 y adornada con los famosos frescos de Giotto y su escuela. Allí, junto a la tumba de San Francisco rogamos en polaco y en inglés por nuestros monasterios. En la Capilla de la Paz, situada en el monasterio de frailes franciscanos junto a la Basílica, celebramos la Eucaristía y rezamos la oración de San Francisco: "Haz de mí un instrumento de tu paz." Por la tarde muchas de nosotras visitaron la iglesia de San Damiano, donde sintieron profundamente el ambiente de paz. Evidentemente, San Francisco tiene aún mucho que decir a los Benedictinos de hoy.

grauhome09


El siguiente texto una versión abreviada del informe dado por la Moderadora, abadesa Máire Hickey, a la reunión de la Conferencia en la mañana del 17 de septiembre.

Informe de la Moderadora en la Conferencia de la CIB,
Asís, Septiembre 2004

Mis hermanas queridas,

Quisiera introducir mi informe llamando vuestra atención a un documento que ha estado circulando hace algunos meses. Algunas de vosotras lo conocerán, otras no. Es un documento de trabajo elaborado por un grupo de las dos Uniones Internacionales de Superioras Generales, la UISG y la USG, en preparación al Congreso sobre la Vida Consagrada que tendrá lugar en Roma en Noviembre de este año. El objetivo central del Congreso es "discernir juntos, con conciencia global, qué está haciendo surgir entre nosotros el Espíritu de Dios, hacia dónde nos lleva y cómo responder – desde ahí - a los desafíos de nuestro tiempo y así construir el Reino de Dios ‘para el bien común’ (1 Cor 12,7)”.

Esta formulación del objetivo central del Congreso sobre la Vida Consagrada fue para mí una ayuda mientras me preparaba a esta reunión, porque me dio las palabras que buscaba para introducir mi informe. ¿No es esto exactamente lo que nosotras como Superioras de los monasterios femeninos que viven según la Regla de San Benito estamos intentando hacer? No es exactamente la razón por la que las Hermanas y las Monjas benedictinas se reúnen desde hace 30 años para crear una organización, una unión internacional que nos ayude en esta tarea? Es una muestra del obrar del Espíritu en la Iglesia el que la UISG y la USG hayan planeado este congreso precisamente ahora con este enfoque. Es también una muestra del obrar del Espíritu el que tales ideas nazcan no sólo en el nivel de la UISG y de la USG, sino también en muchos otros niveles y de diversas maneras. Especialmente como Benedictinas, Hermanas y Monjas, también estamos intentando discernir juntas, con consciencia global, qué está obrando el Espíritu de Dios en medio de nosotras, a dónde nos está conduciendo el Espíritu a nosotras y cómo podemos nosotras responder a los desafíos de nuestra época, ayudando a construir así el Reino de Dios para el bien común.

Nuestro perfil como unión internacional de Benedictinas no está todavía tan claro como quiera Dios que lo esté un día. La CIB sigue siendo una organización joven, aún estamos ocupadas en echar los cimientos. Por eso, mucho de lo que digo, concierne temas de organización y economía. Tomemos ahora el comunicado de la UISG y de la USG como señal oportuna para mantenernos centradas en nuestro fin principal. Consideremos constante e incansablemente - incluso mientras escuchamos los informes sobre las actividades « mundanas » de nuestra organización - que esto y ninguna otra cosa es lo que queremos.

Mirando hacia atrás al año que ha pasado desde que nos encontramos en Sydney, puedo informar que en el trabajo de cimentar la fundación de la CIB ha habido un progreso continuo, constante.

  • M. Joanna y el abad Richard han preparado nuestra solicitud, que se presentará la semana próxima al Congreso de Abades en S. Anselmo, para un reconocimiento expreso de la CIB en la Lex Propria de la Confoederatio Benedictina. Una vez que los abades hayan dado su aprobación, habremos alcanzado una meta que enfocamos hace 5 años en St. Louis.
  • Las clarificaciones preliminares necesarias para adquirir la personalidad jurídica para la CIB han progresado. Hemos acordado que sería factible para nosotros encontrar una asociación dentro de la CIB, reconocida en la ley alemana como persona jurídica, por lo cual sería posible aceptar donaciones con la reducción de impuesto. Durante nuestra reunión presentaremos los resultados de nuestra investigación a la Conferencia más detalladamente y pediremos vuestro consentimiento para que el Consejo Administrativo continúe por este camino.
  • Ya se están haciendo planes para el Simposio 2006. En esta reunión tomaremos decisiones acerca del tema. Hemos elaborado las pautas para todas las que se ocupan de la preparación de los Simposios de la CIB, y esto, con la experiencia considerable de 4 Simposios y nuestro Coloquio 2000, contribuirá a que nuestras reuniones estén marcadas por nuestro carisma benedictino y por la búsqueda de Dios de la mujer y su servicio en el mundo del siglo XXI
  • La CIB no es un sistema jurídico ni es potente. Cada monasterio, congregación, federación, permanece en las estructuras canónicas que ha tenido hasta ahora. Somos una red de comunicación inspirada por el Espíritu para los monasterios femeninos consociados con la Confoederatio Benedictina, con la finalidad de llevar el monacato femenino, vivido según la regla de S. Benito, al siglo XXI. La comunicación dentro de esta red crece de año en año. Las Benedictinas de todo el mundo vamos conociéndonos, vamos alentándonos en nuestra común vida monástica, aprendiendo a colaborar juntas para respaldar nuestros propósitos. Como Moderadora. - y probablemente a muchas de vosotras les ocurre lo mismo en su propia región y en su propio campo de experiencia - cada año que pasa me pone en contacto con aspectos de la vida benedictina actual que son nuevos para mí. Quisiera compartir con vosotras algunas experiencias que he tenido el último año y algunos pensamientos y preguntas que me he planteado a este respecto.

El primer simposio, en 1987, logró hacer el "gran salto adelante" de reunir a Monjas y Hermanas benedictinas para que, por primera vez, compartan sus experiencias de sus diversas formas de vida consagrada en una espiritualidad benedictina común. El encuentro e intercambio que comenzó en 1987 continúa dando fruto para todas las que participan. Para muchas es un estímulo y una inspiración saber de la existencia de la CIB y recibir informaciones y textos, incluso si nunca vienen a una reunión. Quizá nunca lograremos despertar el interés de todas y cada una. Eso no es necesario. Pero cuando vemos que hay áreas que no alcanzamos bien, creo que debemos preguntarnos qué está sucediendo. Me llama la atención que, a pesar de que hay muchas Monjas que han hecho contribuciones muy valiosas para la formación de la CIB, es generalmente más fácil conseguir la participación de Hermanas que de Monjas. Hay ciertamente diversas razones para esto, y no pretendo saberlas todas. Pero creo que debemos tener este hecho presente e intentar entender lo que significa para nosotras.

Leyendo el documento de trabajo de la UISG/USG, me impresionó ver cómo las Congregaciones apostólicas (los monasterios de monjas no son miembros de la UISG) han descubierto que iban renovándose, mientras, a lo largo de los años, respondían al hecho de tener que dejar muchos de sus trabajos apostólicos. Respondían intentando profundizar la dimensión contemplativa de su vocación cristiana. Van integrando su amor profundo a la Escritura y su anhelo hacia la unión con Dios en sus reflexiones sobre la situación del pueblo al que sirven, sobre los problemas de la globalización y de la impotencia de los pobres de cada clase y en sus esfuerzos de sembrar las semillas de paz y de fraternidad dondequiera que estén (VC 108, UISG documento pág. 17).

Me pregunté de qué manera los monasterios de monjas, incluyendo nuestros monasterios benedictinos, responderían a este documento. ¿Cuál sería su comentario? ¿Encontrarían, reflejada en estas páginas, la dimensión contemplativa como ellas mismas la entienden y la tratan de vivir? Estoy segura que, hasta cierto grado, sí, pero estoy bastante segura que algunas dirían: "Sí, pero hay algo esencial en nuestra comprensión de la vida contemplativa cristiana que no encuentro reflejado en este documento de trabajo." Creo que esto toca algo vital en la vida consagrada, en la Iglesia, en el Reino de Dios. Y creo que la CIB, compuesta por mujeres que viven tan diferentes formas de vida monástica, tiene una oportunidad única de descubrir en comunidad el núcleo contemplativo de la vida y del amor cristianos, no tanto en la teología y en el estudio académico como en la vida real. Y tiene la oportunidad de abrir puertas a las personas, sea cual fuera su forma de vivir, para que la descubran para sí mismas y puedan dar su respuesta.

Como Benedictinas del siglo XXI, deseamos compartir el mensaje de Subiaco con la Iglesia y el mundo. Cuando visitamos Subiaco, como todas sabéis, entramos en la gruta de la adoración y de la contemplación, donde S. Benito pasó muchas horas rezando. Y entramos en la gruta de los pastores, donde enseñaba a la gente de los alrededores que iba a verle para recibir instrucción, estímulo y consuelo en la fe. Todos nuestros monasterios tienen, en sus muros, una gruta de la contemplación y una gruta de los pastores, y cada una de nosotras se mueve entre la una y la otra. Cada monasterio, cada congregación tiene su propio perfil, según el lugar que ocupen estas dos grutas en la vida y en la misión de la Comunidad y de cada uno de sus miembros. Tenemos, quizá más que cualquier otra familia en la Vida Consagrada, la misión de recordar que estas dos grutas, que abarcan los diversos perfiles de la vida monástica, están ligadas inextricablemente una a otra.

Creo que muchas monjas podrían compartir algo de su experiencia con las dos grutas. Sería un enriquecimiento oírlas. Y quizá ellas mismas se sentirían enriquecidas al escuchar el testimonio de otras que van por este camino y de las que viven en otras formas de vida benedictina. A medida que voy conociendo a más y más comunidades, me resulta más evidente que la forma de vida monástica, como es vivida en los monasterios de Monjas, tiene algo que es esencial para todas las Benedictinas. Asimismo, los monasterios de clausura pueden sacar mucho provecho de las capacidades de las Comunidades más abiertas, en el reto de vivir su carisma en el mundo postmoderno que tan rápido cambia. ¿Cómo puede encontrar cada una de nosotras, para ella y para su comunidad, el equilibrio necesario entre las dos grutas, para transmitir a través de su forma de vida monástica el mensaje del Evangelio? La red de la CIB apoyará a cada una de nosotras en su búsqueda de este equilibrio.

He ido conociendo muchos monasterios durante estos últimos años. Cada vez siento una gran alegría y enriquecimiento. Es un gran privilegio recibir tanta confianza cuando una comunidad comunica sus valores, sus esperanzas y sus problemas. Hay una serie de proyectos, bien frágiles, que requieren acompañamiento y prudente estímulo; hay otros que se encuentran en un cruce de caminos y necesitan el apoyo de hermanas de su propia familia religiosa para atreverse a realizar con valentía una visión. Veo aún otros monasterios donde la falta de capacidades modernas – capacidades en el negocio, en la comunicación y en la dirección - puede causar la pérdida enorme de energía espiritual, y otros que casi con seguridad serán cerrados dentro de no mucho tiempo, al no haber ingresado hermanas jóvenes desde hace muchos años. La CIB no puede solucionar los problemas financieros o personales para ninguna comunidad, ni desenredar los conflictos que pueden estorbar a las mejores comunidades. Pero puede ayudarnos a juntar nuestros recursos y a continuar aprendiendo unas de otras. Podemos alentarnos mutuamente en el celo de una vida monástica auténticamente vivida, centrada en Jesucristo, Dios hecho hombre por nosotros, a quien no anteponemos nadie ni nada y a quien servimos apasionadamente en nuestros hermanos y hermanas.

El documento de la UISG plantea la cuestión: "¿Qué vida consagrada está suscitando el Espíritu Santo hoy? ¿Cómo identificarla, describirla, proponerla? … ¿Hacía qué “pozos”, hacia qué caminos conduce esta vida consagrada emergente?” Mis queridas hermanas, la CIB está para ayudar a Monjas y Hermanas benedictinas en todo el mundo a encontrar las respuestas específicamente benedictinas a estas cuestiones. Queremos ayudarnos mutuamente, bien seamos Monjas o Hermanas, para ser auténticas benedictinas en este siglo XXI y para permitir que el Espíritu del Señor Resucitado fecunde nuestras vidas para el Reino de su Padre.

grauhome09


BUSCA LA PAZ Y SÍGUELA
(RB, Prol 17; Sal 34:15)

La conferencia que hizo Sor Margaret Malone en Sydney en el 2003 con este título la recibieron todas las participantes antes del encuentro de Asís, y se les preguntó qué les interesaba y qué les desafiaba más en este texto. La discusión en grupos sobre la reconciliación fue un intento de aprovechar nuestros encuentros para profundizar en la vida monástica, entenderla mejor y aprender unas de otras. A cuatro miembros de la Conferencia de la CIB se les rogó que hablaran en un podio de una experiencia de reconciliación. He aquí unos ejemplos de lo que se dijo:

Si la gracia de Dios no llega a tocar el corazón, 
ningún consejo, ninguna exhortación, ninguna acción conseguirá mucho; 
no pueden llevar a la conversión ... 
(citado por M.Henriette)

Una experiencia en los Ejercicios Espirituales

El año pasado no pudimos encontrar un Maestro de Ejercicios para nuestros Ejercicios anuales, por eso decidimos hacerlos nosotras mismas con el texto del Padrenuestro. Al llegar a la frase “perdona nuestras ofensas…”, quedamos en hacer un rito penitencial. Nos reunimos juntas en una sala que nos gusta mucho a todas – es preciosa, las sillas en un círculo, en el medio un trozo de tela de Tanzanía con el Sagrado Corazón, un regalo de un amigo misionero, con piedras pequeñas alrededor. Después de un tiempo para crear un ambiente, con cantos y textos, comenzamos a acusarnos a nosotras mismas espontáneamente, poniendo una piedra sobre el Sagrado Corazón que estaba en el suelo. Pudimos elegir dónde poner la piedra: en el corazón, en las manos, en la cabeza, en los pies… donde más significativo fuera para cada una. Yo estaba profundamente conmovida al ver a todas las hermanas acusarse a sí mismas. Tardamos más tiempo de lo normal hasta terminar esta celebración. El último día de los Ejercicios, la frase del Padrenuestro era: “Venga a nosotros tu Reino”, ya que no cogimos las invocaciones según su orden corriente. De nuevo juntas alrededor del Sagrado Corazón, que se quedó allí con las piedras encima, comenzamos a intercambiar los puntos culminantes de los Ejercicios. Después de cada intercambio cogimos nuestra piedra del suelo y la metimos en un florero transparente lleno de agua, como señal de que nacemos de nuevo, que todo es limpiado por el agua de nuestro Bautismo y que una nueva vida ha comenzado. Esta forma de letanía siguió bajo el ritmo de cantos y refranes. Fue un impulso muy importante y fuerte para cada una de nosotras.

(M. Vera Lucia Parreiras Horta)

Un ritual de Jueves Santo

Cada año el Jueves Santo, al final de Laudes, vamos en procesión a la sala capitular. Tras leer el capítulo 72 de la Regla, estamos invitadas a lavarnos mutuamente las manos como señal de nuestro deseo de servirnos mutuamente con amor y humildad... Durante esta ceremonia, cada una piensa en su corazón y en la oración en aquella hermana, con la que tiene dificultades; más tarde, durante el día, puede ir donde esta hermana, con un gesto personal para pedir perdón y reconciliación. En cuanto ha terminado el ritual, cada hermana, según el orden de profesión, puede reconocer ante la Comunidad presente sus faltas y su falta de amor, y pedir perdón. Después de haber reconocido la última falta, se da una exhortación que nos invita a nosotras mismas a abandonarnos al Corazón ardiente del amor de nuestro Salvador. A la noche tiene lugar la ceremonia tradicional del Mandatum, en la que la Priora lava los pies a doce de las hermanas, con la que comienza la celebración de la Última Cena y del triduo pascual.

(M.Henriette Wendbala Kalmogo)

Las herramientas de San Benito

Mi comunidad se compone de monjas de dos comunidades diferentes, … lo cual significa que hay monjas que han experimentado personalmente las alegrías y los dolores de este acontecimiento de la fusión y los sienten presentes en sus vidas diarias incluso hasta hoy. Además, las "nuevas", es decir, las que no pertenecieron a ninguna de dichas comunidades, vinieron de diferentes países....... El resultado, por tanto, es un grupo bastante variado que debido a su diversidad tiene dificultades de vivir diariamente la estabilidad. .... Hacemos los ritos usuales: el rezo del Padrenuestro durante la liturgia, recomendado expresamente por San Benito debido a "las espinas de la discordia que pueden surgir...“ y por tanto para la purificación de tales faltas. (RB 13, 12 - 13), el abrazo de la paz durante la celebración de la Eucaristía, la Comunión delante del mismo altar... Hay reuniones de reconciliación entre las monjas mismas y entre las monjas y la abadesa. Es ella la que actúa como mediadora para devolver la paz a las que tengan dificultades con la vida en comunidad.

(M. Giacinta Soverino

Una comunidad 
que no tiene nada que decir sobre la reconciliación,
no tiene nada que decir

Reconciliación en la historia

...Celebramos el aniversario de la muerte de nuestros cinco misioneros benedictinos......... Reunidos alrededor de un altar ante la cruz conmemorativa, celebramos la Eucaristía en acción de gracias por nuestros cinco misioneros que habían venido a propagar el Evangelio... El abad Dionys de la abadía de Ndanda llamó a uno de los ancianos de la parroquia. Pertenecía a la tribu del Wamatumbi, que habían sido los líderes en la sublevación del maji-maji y responsables de la matanza de los misioneros. El abad se disculpó por las faltas de los misioneros hechas en el pasado al no entender y no respetar la creencia y las costumbres del país que habían venido a evangelizar. Estas faltas fueron, en parte, el motivo para la sublevación. El anciano, por su parte, pidió perdón por el asesinato. Esta reconciliación nos emocionó... Tuvieron que pasar cien años hasta que se cristalizó este momento de reconciliación. Es un regalo de Dios, pero es también una respuesta del pueblo de Dios, nacida de corazones que se han mitigado en el sufrimiento... Un símbolo para esto son los cristales que necesitan muchos años hasta convertirse en gemas hermosas.

(M. Irene Dabalus)

Reconciliación entre dos hermanas

Las dos se reúnen en presencia de la Madre Priora. Después de un momento de oración (la invocación del Espíritu Santo, la lectura de un pasaje de la Escritura, una corta plegaria de cada hermana por la otra), se ruega a las dos hermanas que cada una exponga su propio punto de vista. Cada una puede hablar hasta el final sin ser interrumpida y en un ambiente de escucha, benevolencia y respeto. Muchas veces, el resultado es bueno y la entrevista concluye de la manera más prometedora para reestablecer una relación buena y amistosa entre las dos.

(M.Henriette Wendbala Kalmogo)

grauhome09


Espíritu benedictino en los grandes encuentros

Al organizar una reunión, ¿tuvisteis dificultades en mantener
un ambiente que concuerde con la Regla de San Benito?

En la reunión de Asís, el Consejo Administrativo presentó las pautas para preparar los grandes encuentros de Benedictinas. Tomando los aspectos de la regla de S. Benito que hablan de ver a Cristo en el prójimo, explican cómo esto se puede vivir en una reunión internacional, en la que muchas participan por primera vez, donde no se tiene el apoyo de un horario bien conocido y donde la fatiga después de un largo viaje disminuye la capacidad de abrirse y ser sensible a lo que las rodea. Otra dificultad en las reuniones grandes es que pueden estar tan llenas de actividades interesantes e informativas, que el foco de la palabra de Dios con el espacio para escuchar al Espíritu se quede olvidado. El Consejo Administrativo sugiere solicitar a alguien que sea especialmente responsable de fijarse en los puntos siguientes:

HOSPITALIDAD

  • Crear un ambiente de mutua atención. Las que conocen ya mejor el lugar, que ayuden a las que quizá estén por primera vez en el lugar o en el grupo.
  • Acompañarse mutuamente – apoyarse mutuamente. Las que ya conocen el lugar, se ocupen de manera especial de alguna de las « nuevas ».
  • Sensibilidad con todas las culturas, de modo que todas puedan participar sin dificultades (p.ej. idiomas usados, traducciones disponibles, las costumbres en la celebración de la liturgia, etc.)
  • Tener en cuenta durante la organización que un monasterio de hombres puede requerir ajustes en atención a la presencia de las mujeres.
  • Delicadeza ante las necesidades individuales

CENTRAL IMPORTANCIA DE LA PALABRA DE DIOS

  • Poner la Sagrada Escritura en un sitio central durante los rezos y / o en el lugar de la asamblea
  • La Liturgia y la Lectio deben ser el punto focal en el horario (conocimiento de los temas del día)
    Ejemplos:
    • Las discusiones pueden ser organizadas de tal modo que se puedan incluir fácilmente los textos de la Sagrada Escritura
    • La Lectio puede ser parte del proceso (Lectio individual y compartida). La Lectio compartida se puede realizar durante los tiempos comunes de oración y / o formar parte de las discusiones.
    • Oportunidades de reunirse para la oración silenciosa (dejar tiempo libre para eso)

Seguirá siendo un ideal, pero la sugerencia de tener presentes estos aspectos y designar a alguien para buscar maneras de realizarlos es una idea valiosa y provechosa.

grauhome09


NOTICIAS

Cambios de Delegadas

Han habido elecciones en las siguientes regiones con un cambio de Delegada para la Conferencia de la CIB:

Región 10 (Méjico): Sor Josephine Markiewicz de Méjico toma el lugar de M.Inés Sánchez Rendón.

Región 12 (Cono Sur): M. María Teresa Ferrari de Rafaela, Argentina, toma el lugar de M. Leticia Riquelme.

Región 13 (Corea, Taiwán, Vietnam y Japón): M. Dolores Hong de las Benedictinas de Tutzing en Seoul toma el lugar de M. Cecilia Jeon. (Sor Luca Chin había representado a la región como Sustituta en el encuentro de Australia)

Región 14 (Filipinas): M. Miriam Alejandrino, Priora General de las Hermanas del ' Rey Eucarístico ' toma el lugar de M.. Angelica Leviste. Estuvo representada en Asís por su Sustituta M.Celeste Nidea.

Región 18 (Sudáfrica): M. Theodora Ntuli del convento de Twasana, Vryheid, Sudáfrica, toma el lugar de M.Irmgard Poroto. M. Theodora fue miembro de la Comisión del Abad Primado durante seis años en los años 90.

Consejo Administrativo

Se invitó a M. Jolanta Rzoska de Zarnowiec en Polonia a participar en el Consejo. Ya había asistido a la reunión en Mayo. M. Irmgard Poroto dejó su cargo y quedó un puesto vacante que esperamos se pueda ocupar pronto. Sor Judith Ann Heble llegó al final de su tiempo de Priora de su Comunidad y Presidente de la Conferencia de las Prioras americanas en Enero de 2005 y Sor Sonia Wagner alcanzará el final de su tiempo como Priora General en Octubre de 2005. Para M. Máire Hickey se acabará su tiempo como abadesa en Noviembre de 2007.

Fallecimientos

M.Máire hizo memoria de las siguientes abadesas fallecidas:

    • Abadesa Flavie de Vanssay, de Limon, que habían estado en la Comisión de las Monjas al principio en 1974 y que murió este año
    • Abadesa M. Luzia Ribeiro de Oliveira, de Belo Horizonte, que también había formado parte de la Comisión del Moniales al principio y murió recientemente
    • Abadesa emérita Agatha Rohtert de Dinklage, que se había encargado de investigar el desarrollo histórico de las relaciones entre Benedictinos y Benedictinas en los siglos 19 y 20 para la Comisión del Abad Primado y que murió hace seis semanas. Su obra, publicada en alemán bajo el título "Werdendes Gleichgewicht" se ha publicado recientemente en inglés bajo el título:  "A Vision will come true". (Se puede encargar a Sor Monica Lewis, abtei@abteiburgdinklage.de )

Comunidades Internacionales

El Abad Primado Notker Wolf habló con entusiasmo de la posibilidad – con tal de que se realice correctamente - de formar comunidades internacionales en centros geográficos importantes. Actualmente, tal Comunidad internacional se está formando en S. Pablo Extramuros en Roma y, pese a ciertos rumores falsos, piensa que este proyecto está tomando un buen camino. Otros ejemplos de comunidades internacionales son Le Source en París (hombres) y Dormitio en Jerusalén (hombres). Habló de dos modelos de comunidades internacionales : uno en el que se busca una presencia equilibrada de monjes provenientes de diferentes países del mundo entero, otro que, manteniendo fuertes relaciones con una región, acoge a numerosos miembros de otros países. El segundo modelo se encuentra en Dormitio en Jerusalén. En Israel no hay vocaciones en la pequeña comunidad cristiana. Es necesario fomentar un sentido de pertenencia al monacato alemán, ya que los monasterios de habla alemana apoyan económicamente al monasterio de Jerusalén. A causa de la actual situación política, el número de peregrinos a Tierra Santa ha disminuído considerablemente, de manera que el monasterio ya no puede contar con esta fuente importante de ingresos.

En este contexto se discutieron los problemas y visiones para el futuro de las Benedictinas del Monte de los Olivos en Jerusalén y del monasterio de Vanves en París. M. Máire repitió que la CIB no está en condiciones de solucionar los numerosos problemas de los monasterios envejecidos, pero animó a formar una red de apoyo. Ideal sería plantear estas cuestiones en la propia región de cada uno y encontrar allí una fuente de experiencia y apoyo.

Página web

La CIB está ahora representada en el Internet. La dirección es www.benedictines-cib.com. Cualquier información para la página web puede enviarse a Sor Monica Lewis abtei@abteiburgdinklage.de, y ella la colocará en la página.

Una Comunidad contemplativa en el Vaticano

Se solicitó a la comunidad de Benedictinas de Rosano formar una comunidad en el convento Mater Ecclesiae en el Vaticano para los cinco próximos años. Mater Ecclesiae tiene la función especial de rogar por el Santo Padre. Precedieron a las Benedictinas Comunidades de Clarisas y Carmelitas. El monasterio de Rosano, en Pontassieve, es una Comunidad italiana floreciente.

Simposio 2006

El próximo Simposio tendrá lugar en Sant' Anselmo del 7 al 14 de Septiembre 2006. Un día antes del comienzo, el 6 de Septiembre, habrá una reunión de la Conferencia de la CIB, y el día 15 de Septiembre se elegirá el Consejo Administrativo para los cuatro próximos años. El tema propuesto para el Simposio es "liderazgo". Se sugirieron diferentes aspectos de este tema en la reunión de Asís. El Consejo Administrativo desarrollará las propuestas e invitará conferenciantes. Como en el Simposio del 2002, se invitará de cada región a una hermana que haya hecho su Profesión Solemne dentro de los cinco últimos años. El número de invitaciones para cada región se dará a conocer en la próxima reunión de la Conferencia.

Reunión de la Conferencia de la CIB 2005

La próxima reunión anual de la Conferencia de la CIB tendrá lugar en Polonia del 5 al 15 de septiembre de 2005. Habrá una reunión de trabajo en Varsovia del 6 al 8 de Septiembre. Los otros días son reservados para los encuentros con Comunidades polacas.

Secretaría para la CIB en Asís

Sor Giacinta ofreció a la CIB el uso de una parte de su monasterio como Secretaría para la CIB. Esta propuesta se acogió con entusiasmo, ya que los proyectos de una Secretaría en S.Anselmo no cuajaron, y cada vez es más necesario tener un sitio donde instalar los archivos. La acogida calurosa de las Delegadas de la Conferencia en la reunión de este año hizo que cada una se sintiese a gusto, y todas se alegraron mucho al pensar que S. José en Asís podría ser un centro donde preparar las reuniones de las Benedictinas. Muchas gracias a M.Giacinta por esta oferta.

grauhome09

DOCUMENTACION

El nuevo texto de los Nrs 7,8 y 9 de la Lex Propria, sugeridos por el Abad Presidente Richard Yeo y votados por el Congreso.

(véase el artículo en la pág. 1)

Caput III

    De collaboratione inter mulieres O.S.B.

  • 7. Quo melius inter monasteria, Foederationes atque Instituta mulierum O.S.B. foveatur collaboratio fraterna, constituitur in gremio Confoederationis Communio Internationalis Benedictinarum, quae regitur statutis propriis, ab Abbate Primate confirmatis.
     
  • 8. Monasteria, Foederationes atque Instituta mulierum O.S.B. quae cum Confoederatione consociantur ipso iure Communioni Internationali Benedictinarum adscribuntur.
     
  • 9. Communio Internationalis Benedictinarum consilium pro oportunitate dat Abbati Primati de negotiis ad mulieres O.S.B. spectantibus.
  •  

grauhome09

INFORME DE LA MODERADORA AL CONGRESO DE ABADES

SEPTIEMBRE 2004 EN SAN ANSELMO

Estimados Rdo. Abad Primado, Abades Presidentes, Abades, queridos Hermanos y Hermanas,

Introducción

En nombre de todos los miembros de la Conferencia de la CIB que participaron en este encuentro quisiera expresar el gran aprecio que sentimos por la invitación del Abad Primado y por el espíritu de fraternidad en Cristo con el cual ustedes nos acogieron en su círculo durante estos días. Han sido momentos muy especiales en muchos sentidos que agradecemos profundamente. Gracias también por el interés que prestan a la CIB. Como Moderadora es tarea mía presentarles un informe sobre los desarrollos importantes desde el Congreso del 2000.

¿Qué es la CIB?

Muchos de ustedes son miembros nuevos del Congreso de Abades y probablemente no conocen la CIB. Por su propio interés, pues, permítanme presentarnos. Durante los años 1970 el entones Abad Primado, Rembert Weakland, apoyado por un grupo de Monjas y Hermanas invitadas por él a colaborar en la preparación del nuevo CIC, reconoció la necesidad de cambiar el estado jurídico que tenían las Monjas y Hermanas en la Confoederatio Benedictina. Esta Confederación había sido fundada en 1893 como una asociación de Congregaciones de monasterios masculinos que viven bajo la Regla de san Benito. Congregaciones y monasterios femeninos, para ser reconocidas como Benedictinas por la Santa Sede, necesitaban algún tipo de asociación a esta Confederación, sin embargo no podían ser miembros de ella. Por lo visto esto no le inquietó demasiado a nadie durante 80 años. Pero entretanto, en la segunda mitad del siglo 20, se vivía en una sociedad en que el desarrollo democrático a escala mundial había aportado el reconocimiento de la igualdad de derechos para hombres y mujeres. Mujeres católicas se vieron interpeladas a examinar su papel en la sociedad, en el trabajo, en la familia y en la Iglesia. Me imagino que entenderán sin necesidad de más detalles que desde aproximadamente 1974 para mujeres benedictinas la pregunta de otros hombres o mujeres acerca de su pertenencia a una Orden se volvió cada vez más penosa porque tenían que contestar que la existencia benedictina de su propia Congregación o de su propio monasterio dependía de la agregación a una Congregación masculina de la cual ellas, no obstante, no podían ser miembros.

Después de terminar su trabajo de aconsejar al Abad Primado en referencia al nuevo Codex, las Comisiones de Monjas y de Hermanas inicialmente fundadas por Rembert Weakland soló para este cometido, recibieron un nuevo encargo. El Abad Primado Víctor Dammertz, en 1987, fusionó las dos Comisiones en una y reordenó la participación en ella de tal manera que la Comisión representó a 18 (más tarde a 19) regiones de tantos idiomas. Su tarea era buscar conjuntamente con el Abad Primado una estructura y un estado canónico para las Comunidades femeninas que viven bajo la Regla de san Benito que tenían que ser capaces de expresar de una manera más satisfactoria que antes, en el seno de la Iglesia y con proyección para toda la sociedad, la igualdad de hombres y mujeres en su existencia de complemento mutuo para ser imagen de Dios y miembros del Cuerpo de Cristo.

Alentada por los sucesivos Abades Primados Jerome Theisen, Marcel Rooney y Notker Wolf, la Comisión levantó una red cooperativa entre las Comunidades femeninas de las 19 regiones. Cada región elige a una Delegada que participa en el encuentro anual y a una Sustituta que puede acudir. Desde 1996 la Comisión dispone de una Secretaria permanente. En 1998 la Conferencia eligió por cuatro años a una Moderadora y a un Consejo administrativo. Entretanto el grupo, con la ayuda del Abad Richard Yeo, estaba elaborando unos estatutos.

En la reunión de la Conferencia anterior al Congreso de Abades del 2000 nos pusimos como meta concluir los estatutos para poder presentarlos oficialmente en el Congreso de Abades del 2004. Esta presentación formal terminaría con la petición al Congreso de actualizar aquellos pasajes de la Lex Propria que hacen referencia a las relaciones entre las Comunidades de mujeres y la Confederación y así adaptar este documento a los cambios habidos desde su publicación en el 1983.

Evolución hasta 2004

La Comisión, en su reunión de Nairobi en 2001, acordó el nombre Communio Internationalis Benedictinarum para el conjunto de Benedictinas en todo el mundo “consociadas” con la Confederación (consociatio era la nueva palabra que la Lex Propria de 1983 empleaba para la relación entre las Congregaciones/Comunidades femeninas y la Confederación). En Septiembre del 2002 el Abad Primado aprobó los estatutos. Un año más tarde, en Septiembre del 2003, la CIB pidió al Abad Primado presentar en el Sínodo de los Presidentes, para su aprobación preliminar, un borrador de su petición de modificar la Lex Propria. En la sesión de hoy, después del descanso, el Abad Presidente Richard presentará al Congreso nuestra propuesta y les pedirá su voto favorable.

Además de los esfuerzos para clarificar la relación entre la Communio de Monjas y Hermanas benedictinas de todo el mundo y la Confederación, durante los últimos cuatro años se han logrado considerables progresos en lo siguiente.

  • El Comité de finanzas, puesto en marcha en 2003 por el Consejo administrativo, está trabajando eficazmente. La Conferencia de la CIB se reúne una vez al año, el Consejo administrativo dos veces cada año. La tarea del Comité de finanzas consiste en administrar los fondos de la Conferencia, conseguir nuevos fondos para cubrir los gastos de viaje y demás costos de aquellos que no pueden pagarse ellos mismos la participación en los encuentros o simposios (esto lo llamamos fondo de solidaridad) y hacerse cargo de los gastos corrientes de la organización. Las regiones pagan una cuota anual según sus posibilidades. La Tesorera solicita pagos más altos y al margen de estas cuotas.
  • Las aclaraciones preliminares para proporcionarle a la CIB un marco legal se encuentran en fase adelantada. Hemos aclarado que nos sería posible fundar desde la misma CIB una asociación reconocida como persona jurídica según el derecho alemán y jurídicamente capaz de hacer contratos, adquirir propiedades, recibir donaciones y disfrutar de las ventajas fiscales reservadas a asociaciones caritativas.
  • Habíamos esperado poder disponer a corto plazo de una oficina en San Anselmo y usarla como Secretaría. Pero por el retraso en las obras de aquí tuvimos que dejar esta idea, por lo menos por ahora. M. Giacinta, Delegada de la región 1 para la Conferencia, tuvo la amabilidad de ofrecernos una habitación en su monasterio S. Giuseppe en Asís que por lo menos podemos usar ahora mismo.
  • La finalidad primera de la CIB, tal como se puede leer en nuestros estatutos, es “promover la ayuda mutua y el intercambio de ideas y experiencias entre las Benedictinas, a nivel internacional, así como fomentar el desarrollo del monacato femenino”. Deseamos que todas las Comunidades benedictinas de mujeres puedan beneficiarse de esta ayuda mutua y del intercambio. Pero levantar una red de comunicación y de apoyo que abarque a todas y a cada una, al ejemplo de la Confederación benedictina, necesariamente será un proceso largo. A fin de fomentar el interés y la conciencia en la base, solemos organizar nuestros encuentros anuales casi siempre en un lugar distinto. Esto nos permite conocer por lo menos toda una Comunidad de una región como también a muchas Hermanas de la zona que acudan a una parte de la reunión. Desde el último Congreso de Abades hemos tenido estos encuentros en Nairobi, en Sydney y en Asís. Nuestra próxima asamblea, en septiembre del 2005, tendrá lugar en Polonia. Esperamos encontrarnos allí también con algunas Monjas benedictinas de Lituania y tal vez incluso de Ucrania. Estas reuniones ayudan a nuestras Hermanas a comprender los propósitos de la CIB, a sacar provecho del evento para su propia vida monástica en sus respectivas regiones y a animarse a encontrar vías de participación.
  • Ya se ha iniciado la preparación del simposio 2006. Nuestro tema principal será “Liderazgo benedictino en nuestro tiempo”.
  • Hace un par de meses hemos estrenado una página en internet bajo la dirección: www.benedictines-cib.com

¿Cómo vemos la importancia de la CIB en el futuro?

Cuando, al comienzo de este Congreso, el Abad Primado se refirió a la CIB lo hizo diciendo que nuestro propósito no es convertirnos en un ente jurídico dentro de las estructuras de la vida consagrada. Ellas apuntan a más, dijo, al querer promover la vida monástica de mujeres a un nivel espiritual y fraternal.

Es cierto. La CIB abarca Comunidades de Monjas y Comunidades de Hermanas que son únicas en sus respectivas historias particulares y sus formas específicas de vivir el carisma monástico. El uso del nombre “Communio Internationalis Benedictinarum” de ninguna manera toca las estructuras jurídicas ya establecidas para una Comunidad concreta. En la medida que sepamos respetar y apreciar cada vez mejor los distintos valores específicos de las diferentes formas de vida benedictina también llegaremos a un mayor conocimiento de lo que es el fundamento contemplativo y monástico que todas tenemos en común. Esperamos que la CIB sea una ayuda para todas nuestras Comunidades, las de clausura tradicional y las de la llamada vida apostólica, a la hora de enraizarnos aún más profundamente en la rica tierra de contemplación, fondo de la oración monástica y de la vida conventual, y a dar testimonio, con nuestra oración y con nuestra vida, de una visión del mundo y de una manera de vivir centradas íntegramente en Jesucristo en beneficio de todos los que se acerquen como huéspedes a nuestras Comunidades.

Como Benedictinas sabemos que la espiritualidad no es simplemente una cuestión de meditación y plegaria, de lecturas edificantes, estudio y camino de santificación personal. Levantar una comunidad, una domus Dei, una casa de Dios, tal como nos enseña la Regla de san Benito, con su exigente vida comunitaria y hospitalidad reclama desarrollar todas nuestras habilidades de comunicación y organización humanas como también exige, dentro del marco de la realidad social del monasterio, encontrar caminos para ganarnos la vida que permitan que ésta sea una vida de profunda oración y de comunidad fraterna. La propia naturaleza de la CIB y su modo de trabajar comunicarán este mensaje de espiritualidad benedictina para nuestro tiempo a todas las que lleguen a involucrarse.

Ahora que ya hemos logrado construir una organización eficiente, nuestras asambleas dispondrán de más espacio que antes para dedicarse a otros aspectos espirituales. No entra en nuestros planes buscar un nuevo estado canónico. Esto, sin embargo, no excluye que alguna vez llegue el momento en que miembros de la CIB podrían cuestionar si consociatio, según su actual concepción en el derecho canónico, es la forma más apropiada, a largo plazo, para designar la relación entre los Monjes de la Confederación benedictina y su Hermanas. No es, pero, un tema para el futuro inmediato.

Quizá ustedes han leído la carta a los obispos católicos que el pasado mes de mayo escribió y publicó el cardenal Ratzinger con aprobación del Santo Padre y la cual tuvo como tema la colaboración de hombres y mujeres en la Iglesia y en le mundo. Se dan ustedes cuenta cómo éste es un tema que sigue ocupando hasta al cardenal Ratzinger. Y seguro que no menos sigue ocupando a muchas mujeres y a muchos hombres. La carta intenta formular una teología y una antropología de la sexualidad basada en profunda meditación de la Sagrada Escritura. Como tal habla al corazón de todos los que siguen el camino de la lectio divina y es un documento para todos los Monjes y Monjas. Pero yo no encontré en él ninguna ayuda para las preguntas concretas que se me plantean a mí como mujer en la Iglesia en el tiempo presente. La ayuda a este nivel la busco en otra parte. De donde me viene la ayuda es de aquellas áreas donde mi vida y la de mi Comunidad como Monjas benedictinas convergen de manera positiva y fructífera con la vida de nuestros Hermanos surgiendo así una vida en el Espíritu. A este nivel, gracias a Dios, ya se da una amplia colaboración entre hombres y mujeres de la Orden benedictina. En lo que se refiere al nivel institucional entre la Confederación y la CIB nuevas áreas de semejante colaboración podrían abrirse en el futuro y así animarnos a crecer en fe y caridad.

Durante estos días todos juntos hemos escuchado sustanciales conferencias sobre el tema de la globalización. Hace unos meses participé en otro encuentro que también se ocupó de este tema. Fue la reunión de las Superioras de las Comunidades femeninas de Alemania. También fue una mujer la que dio la conferencia. Era una catedrática católica de sociología de la Universidad de Viena. Tenían mucho en común las dos conferencias pero había una gran diferencia. Cuando mujeres estudian la globalización y reflexionan y hablan sobre ella, una de sus preocupaciones más apremiantes son las consecuencias que este fenómeno económico y social trae para las mujeres y los niños. La catedrática austriaca habló con una objetividad impresionante sobre el aumento alarmante y dramático en todo el mundo del turismo sexual y de la prostitución infantil y sobre un comercio espantosamente organizado a nivel mundial que se basa en la explotación de mujeres jóvenes y sexo, que va a la par con la globalización. Esto no lo presentó sólo unilateralmente como violencia e injusticia contra mujeres y niños sino como una trágica corrupción de las almas, tanto de hombres como de mujeres, y que amenaza con destruir el fundamento ético de nuestra civilización. A una mujer que da una conferencia sobre globalización a mujeres de la vida consagrada, no se le ocurriría nunca que podría ser incorrecto tratar estos temas con Monjas y Hermanas. Nuestra conferenciante intuía que nuestra vida consagrada igual que su propia vida en matrimonio cristiano es una respuesta espiritual a estas manifestaciones del mal y nos habló de una manera que nos acercó más al núcleo de nuestra vocación y al significado que puede tener ésta para el mundo en que vivimos.

Compartir los puntos de vista diferentes que como mujeres y como hombres tenemos acerca de un tema así, sería un ejemplo de una colaboración fructífera que está a nuestro alcance. La eficacia de nuestras vidas, unidas por el bautismo a la muerte y resurrección de Jesucristo, podría aumentarse considerablemente con la conciencia de encontrarnos unidos en este combate espiritual al que estamos llamados hoy y con el apoyo y aliento que nos prestamos mutuamente.

Conclusión

Muchas gracias por su atención. También les doy las gracias a ustedes, Abad Primado Notker, Abad Presidente Richard y a muchos otros de entre ustedes que nos han ayudado y animado de diferentes maneras. Con todo respeto quisiera pedirles que sean benevolentes con nosotras al escuchar las explicaciones del Abad Presidente Richard (después del descanso) y que compartan nuestra esperanza para el porvenir del monacato benedictino en la Iglesia de nuestro tiempo.

Una comunidad que está en forma 
no es en primer lugar una comunidad 
con muchas vocaciones jóvenes;  
es, ante todo, una comunidad donde reina el mutuo perdón. 

(citado por M.Henriette Wendbala Kalmogo)
grauhome09


Extractos del documento de trabajo de la UISG/USG
para el Congreso sobre la Vida Consagrada

El documento entero se encuentra en varios idiomas en la página web de la UISG:
 www.vidimusdominum.org

Objetivos del Congreso

El objetivo central de este Congreso es discernir juntos, con conciencia global, qué está haciendo surgir entre nosotros el Espíritu de Dios, hacia dónde nos lleva y cómo responder –desde ahí- a los desafíos de nuestro tiempo y así construir el Reino de Dios “para el bien común” (1 Cor 12,7).

Este objetivo se despliega en los siguientes objetivos parciales:

  • descubrir y discernir la validez de lo nuevo que está naciendo entre nosotros;
  • acoger y promover esa novedad como don de Dios y compromiso; ........
  • fortalecer la espiritualidad y misión compartidas con el pueblo de Dios y la comunión y solidaridad entre la vida consagrada femenina y masculina;

Deseamos que el “espíritu” del Congreso, que inspira todos los “quehaceres”, pueda verse expresado en los siguientes verbos o actitudes dinámicas, que también nos han inspirado en la elaboración de este documento: Acoger, Dejarse transformar, Iniciar una nueva praxis y Celebrar.

  • Acoger: implica ver, descubrir, escuchar lo que el Espíritu nos ofrece y conmoverse –como reacción motivada por razones evangélicas.
  • Dejarse transformar: lo cual es posible si estamos abiertos a aprender y a discernir los espíritus que nos mueven.
  • Iniciar una nueva praxis: esto acontece si estamos dispuestos a decidirnos y hacer propuestas que ayuden a transformar, re-estructurar, in-novar y relanzar nuestra praxis concreta. Estas propuestas traen una doble exigencia: la de la conversión personal y comunitaria y la de la transformación del ambiente y de las estructuras.
  • Celebrar: una actitud auténticamente celebrativa no puede faltar en el congreso. Ello requiere la capacidad de simbolizar, contemplar, disfrutar, pedir perdón, interceder, agradecer y alabar.

Tercera parte:

I. Indicios de Novedad: ¿hacía dónde nos lleva el Espíritu?

77.El Espíritu Santo sigue actuando en el mundo, en la Iglesia y en nosotros. Signos de vida y esperanza aparecen por doquier. Quienes son sensibles al espíritu y a la verdad «conocen el don de Dios » (Jn 4,10) y saben lo que se debe hacer para vivir y dar vida. Hay señales de todo esto en la vida consagrada que hay que saber leer y a veces interpretar. Sobre todo hay que saber entrar en los procesos que permitan llevar a buen término lo que se está iniciando.

II. Los encuentros que transforman: Hemos ido a beber al mismo pozo

82.Entre los encuentros más significativos y con más consecuencias para los religiosos hay que señalar los siguientes:

Encuentros entre hombres y mujeres y entre los religiosos y los seglares. Tanto en uno como en otro caso se está aprendiendo, poco a poco, a beber del mismo pozo y andar por la vida de la Iglesia y de la sociedad caminado con los dos pies, oyendo con los dos oídos y mirando con los dos ojos.

Se están multiplicando los encuentros entre las diversas culturas y los diferentes grupos generacionales; estamos aprendiendo a vivir unidos en las diversidades culturales y de edades y a entenderlas como una gran riqueza.

Encuentro entre religiosos y pobres; las experiencias de inserción, solidaridad y vida compartida con los pobres, cuando se ha dado, han sido muy fecundas (VC 82).

Encuentro entre creyentes y no creyentes, entre miembros de unas religiones y de otras e integrantes de unas Iglesias y de otras. Estamos haciendo esfuerzos para romper muchos tipos de frontera y división y crear puentes y crecer en comunión. Vamos también descubriendo la riqueza de las formas de vida religiosa existentes en otras tradiciones religiosas, dialogando con ellas e intercambiando.

Una gran riqueza supone para los religiosos el encuentro con la madre tierra. La dimensión ecológica puede traer importantes consecuencias para nuestra misión y nuestra espiritualidad (VC 103; NMI 56).

El interencuentro con otras congregaciones que va desde la simple colaboración hasta la confederación, la federación y la fusión (52 y 53), nos permite poner de relieve lo esencial y lo común de la vida consagrada sin perder lo específico de cada grupo. Esta ayuda contribuirá a dar con el nuevo paradigma que de una u otra forma todos estamos buscando.

83.Estos encuentros vividos como acontecimiento, como procesos y como gracia van dibujando los elementos indispensables de los nuevos modos de vida consagrada que ya han comenzado a ser realidad y que necesitan de la creatividad y la lucidez de muchos para tomar forma en el caminar actual de la Iglesia y de la sociedad. Todos estos encuentros son exigentes y con alguna frecuencia se inician pero no se prosiguen. Sin embargo en ellos y con ellos están surgiendo formas de vida evangélica sencillas, radicales, ecuménicas, insertas en medio del pueblo, flexibles a las estructuras, acogedoras, atentas al lenguaje simbólico, a los ritmos actuales de la vida y a las exigencias de la comunión profunda con Dios y con las personas (VC 12 y 62)

grauhome09

Estructuras de la CIB

1. Consejo Administrativo

la función principal del Congreso es preparar encuentros y fomentar los propósitos de la CIB descritos en los Estatutos.

Moderadora


Abbess Máire Hickey

Asistente de la Moderadora


Prioress Judith Ann Heble

Otros miembros del Consejo

Rev. Mother Abbess Jolanta Rzoska
Prioress General Sonia Wagner
Rev. Mother Prioress General Theodora Ntuli

escritos en los Estatutos.

2. Conferencia de Delegadas de la CIB

La Conferencia se reúne una vez al año. Si una Delegada no puede venir a la reunión, es representada por su sustituta.

Región 01 Delegada de la Conferencia - Rev. Abbadessa Giacinta Soverino
Región 01 Sustituta - Rev. Abbadessa Michaela Porcellato
Región 02 Delegada de la Conferencia - Rev.da Abadesa Concepción Fanjul Camporro
Región 02 Sustituta - Rev.da Abadesa Maria Jesús Sáez de Vicuna
Región 03 Delegada de la Conferencia - Rev. Mère Prieure Génerale Véronique Dussud
Región 03 Sustituta
Región 04 Conferece Delegate - Lady Abbess Joanna Jamieson
Región 04 Sustituta - Rev. Mother Prioress Zoe Davis
Región 05 Delegada de la Conferencia - Rev. Mère Prieure Erica Van de Cauter
Región 05 Sustituta
Región 06 Delegada de la Conferencia - Frau Priorin Lucia Wagner
Región 06 Sustituta/Treasurer - Frau Priorin Johanna Domek
Región 07 Delegada de la Conferencia - Rev. Mother Abbess Jolanta Rzoska
Región 07 Sustituta - Mother Prioress General Martyna Wysocka
Región 08 Delegada de la Conferencia - Rev. Mère Abbesse Anastazija Cizmin
Región 08 Sustituta - Rev. Mère Abbesse Ivana Seravic
Región 09 Delegada de la Conferencia - Prioress Judith Ann Heble
Región 09 Delegada de la Conferencia - Sister Esther Fangman
Región 09 Delegada de la Conferencia - Mère Abbesse Isabelle Thouin
Región 09 Sustituta - Sister Kathryn Huber
Región 09 segunda Sustituta - Prioress Cecilia Dwyer
Región 10 Delegada de la Conferencia - Hna Josephine Markiewicz
Región 10 Sustituta - Rev.ma Abadesa María Isabel Federik
Región 11 Delegada de la Conferencia - Rev.ma Abadesa Vera Lucia Parreiras Horta
Región 11 Sustituta - Rev.ma Abadesa Martha Lúcia Ribeiro Teixera
Región 12 Delegada de la Conferencia - Rev.da Abadesa María Teresa Ferrari
Región 12 Sustituta - Rev. da Prioresa M.Estella María Armelín
Región 13 Delegada de la Conferencia - Rev. Mother Prioress Dolores Hong,
Región 13 Sustituta - Prioress Luca Chin
Región 14, Delegada de la Conferencia - Rev. Mother Prioress General Miriam Alejandrino
Región 14 Sustituta - Rev. Mother Abbess Celeste Nidea,
Región 15 Delegada de la Conferencia - Prioress General Sonia Wagner
Región 15 Sustituta - Rev. Mother Prioress Joan Moloney
Región 16 Delegada de la Conferencia - Rev. Mother Prioress General Inviolata Anton Omari
Región 16 Sustituta - Rev. Mother Prioress General Shukrani Mkonde
Región 17 Delegada de la Conferencia - Rev. Mère Abbesse Henriette Wendbala Kalmogo
Región 17 Sustituta - Rev. Mère Prieure Gabriele Ravaosolo
Región 18 Delegada de la Conferencia - Rev. Mother Prioress General Theodora Ntuli
Región 18 Sustituta
- Rev. Mother Prioress General Irmgard K. Poroto
Región 19 Delegada de la Conferencia - Rev. Mother Prioress Stella Vararapilly
Región 19 Sustituta - Rev. Mother Prioress Sylvester Jayakody
Delegada de la Conferencia co-optada
- Prioress General Irene Dabalus
Sustituta co-optada - Mother Prioress General Teresa Paula Dias Perdigao
Observadora de la AIM - Schwester Gisela Happ